miércoles, 23 de mayo de 2012

¿Cuestión de Precio o de Amplitud de Miras?



Tengo que reconocer que mi bicicleta es, cuanto menos, peculiar. Y es por ello que de vez en cuando la gente me hace algún comentario cuando coincidimos en el ascensor, parada de bus, metro o cualquier otro lugar. Sin embargo, si tuviera que definir situaciones de esas que siempre guardaré en el recuerdo, os puedo decir que hace como un par de meses un friki, con todos mis respetos, con su iPhone, me paraba y preguntaba si podía hacerle una foto a mi artefacto de dos ruedas :) 

Cuestiones estas aparte, sí que en las últimas semanas digamos que he topado con más gente de lo habitual que te piropea la máquina y el segundo comentario es.... ¿Cómo se llama? O en cristiano... ¿Qué precio tiene? Siempre digo lo mismo: la compré hace algo más de dos años y me costó entre 450 y 480 euros. En ese momento, la respuesta biológica suele ser abrir los ojos como platos o menear la cabeza a la vez que se emiten comentarios como.... ¡vaya! pues barata no es amigo.... Afortunada o desafortunadamente, no tengo el placer de conocer la vida de estas personas pero estoy casi seguro que un porcentaje bastante alto de las mismas tiene ese artefacto conocido como coche y, al precio que están los combustibles, dudo que cualquiera de esos artefactos pueda llenar su depósito por menos de 40 euros así que, si lo piensan, con algo más de 10 repostajes probablemente tengan más que pagado mi artefacto de dos ruedas, puedan comenzar a disfrutar de una mejor salud, de una menor carga para sus economías familiares y dejen, al menos por un poco, de expoliar los recursos del planeta y de violar alegremente los derechos de muchas gentes (y otras formas de vida) allí donde se extrae el oro negro. 

El problema es que el sistema donde nacemos, nos criamos, nos reproducimos y morimos ya se ha encarga de hacer que nuestras miras anden un tanto cortas y no podamos entender que una supuesta "alta inversión inicial" pueda suponernos una ahorro considerable en el medio y largo plazo. Una vez más insisto: para moverse por entornos urbanos, en general, la bicicleta son todo ahorros y ventajas se mire como se mire y más en los tiempos que corren. Otra cosa son los prejuicios y peros con los que pretendamos justificar que para una vida fácil todo vale. 

Imágenes Para Meditarlas


 Un potencial flyer a publicar en breve por la asociación. 
Myriam, muchas gracias desde el corazón.

2 comentarios:

Carlos Qajaq dijo...

caro ??

barato ???

Yo creo que todo se reduce, a escuchar la excusa mas estupida para no coger la bici

Perico dijo...

Carlos, pienso que en un buen número de ocasiones somos unos artistas para justificar cualquier actitud y decisión que adoptamos.

Sigo pensando que el combustible va demasiado barato y sobre todo, que las ciudades siguen dando demasiadas facilidades para moverse con las cuatro ruedas.